Polémica regional: Otros intendentes se distancian de Tandil y bancan las fases de Provincia

Miguel Lunghi, de Tandil, se desacopló del sistema de fases de Provincia y levantó una polémica. ¿Qué opinan los intendentes "vecinos"?

7 de septiembre de 2020

Miguel Lunghi, de Tandil, se desacopló del sistema de fases de Provincia y levantó una polémica. ¿Qué opinan los intendentes "vecinos"?

La decisión de Miguel Lunghi, jefe comunal de Tandil, de “desacoplar” a su distrito del sistema de fases que implementa la Provincia, y establecer su propio criterio para permitir y clausurar actividades de acuerdo a la situación epidemiológica por el coronavirus, generó una fuerte polémica con el gobierno de Axel Kicillof, pero también respecto de otros intendentes.

A ser consultados, Esteban Reyno, de Balcarce, y Julio Marini, de Benito Juárez. Un opositor y un oficialista, ambos vecinos de Tandil, tomaron distancia del planteo de Lunghi y prefirieron mostrarse colaborativos respecto del sistema de fases que dicta la administración de Axel Kicillof.

“Cuando se dictan los decretos se tiene en cuenta muchas veces al Área Metropolitana de Buenos Aires. Hay cosas que en el interior son aplicables y otras que no”, razonó Reyno, quien aseguró que discute “en buenos términos” con la Provincia cada vez que se actualizan las fases.

Balcarce tiene actualmente 23 casos de coronavirus activos, 143 en estudio y 780 personas aisladas, dentro de una población de algo más de 45 mil personas.

“Con el jefe de gabinete de la Provincia (Carlos Bianco) discutimos siempre: protocolos, autorizaciones, fases, y nos venimos manejando bárbaro”, sostuvo el intendente de Balcarce, de origen radical. “No tenemos inconvenientes con la Provincia”, agregó.

“Todos sabemos que cuando las papas empiezan a quemar lo hablamos con la Provincia. Hasta hoy estábamos en fase cinco y por algunos casos nos pasaron a fase 4, cuando entendíamos que estábamos levantando. La Provincia se ofreció a hablarlo, pero entendimos que tenían razón”, explicó.

Similar punto de vista manifestó Julio Marini, intendente peronista de Benito Juárez, donde hay 16 casos confirmados, unos 30 en estudio y 400 personas aisladas. “Me parece que teniendo infectados dentro de una comunidad hay que tener cuidado y ajustarse a las reglas de Nación y de Provincia”, opinó. La aclaración no es en vano: el distrito habilitó el funcionamiento de comercios en tiempos de cuarentena dura, pero sólo porque no tenía casos confirmados.

Respecto de la situación de Tandil, Marini marcó diferencias: “Nosotros tenemos un solo efector de salud que es el hospital. Él (por Lunghi) quizás toma estas decisiones porque tiene clínicas, sanatorios, hospitales, pero me parece que se está corriendo un riesgo”. “De esto no te salvás solo”, agregó.

Más allá de la situación de Tandil, ambos intendentes coincidieron en señalar a las reuniones sociales como el principal vector de contagios. “El problema no es la actividad comercial, sino los adolescentes, jóvenes y no tanto, que no entienden que no pueden juntarse a compartir un mate en una ronda”, sostuvo Reyno.

El último fin de semana, el Municipio labró más de 60 infracciones para personas que, con la excusa de las salidas deportivas, se instalaron en parques al aire libre a mantener contacto social. “No entienden que se puede hacer actividad física, recreativa, al aire libre, pero caminando sin parar, pero no juntarse a compartir un mate en una ronda”, insistió Reyno.

Marini hizo la misma evaluación: “se complica mucho porque hay gente que desestima la situación, no toma conciencia de lo que se está viviendo y en algunos casos se infectan por compartir el mate”, detalló. También señaló que hay “un sector de vecinos, muy pequeño, que insiste con las fiestas familiares y reuniones de amigos”.

El Municipio está a punto de tomar medidas drásticas: desde este miércoles implementará un sistema de multas económicas para minimizar estos comportamientos. “No lo queríamos hacer, pero no nos queda otra”, sostuvo el intendente.