Tristeza y nostalgia por el cierre de Ama Gozua: una parada obligada en la Ruta 2

El restaurant de Maipú era un lugar histórico de la Ruta 2. Un clásico en el viaje entre Buenos Aires y Mar del Plata.

13 de septiembre de 2020

El restaurant de Maipú era un lugar histórico de la Ruta 2. Un clásico en el viaje entre Buenos Aires y Mar del Plata.

Ruta 2. Kilómetro 274. Construcción antigua. Una parada obligada en el viaje entre la Ciudad de Buenos Aires y Mar del Plata. Figuras del mundo del espectáculo, la política y el deporte pasaron por el lugar durante más de 50 años. Es más: muchos programaban la hora de salir a la ruta para parar a almorzar en el lugar. A todos a ellos los invade por estas horas una combinación de tristeza y nostalgia: Ama Gozua cierra sus puertas.

La pandemia fue el empujón final para que el restaurante familiar ubicado en Maipú, a la vera de la Ruta 2, que a lo largo de los años se convirtió en un clásico.

Con una fachada similar a la de los viejos almacenes, Ama Gozua fue durante décadas una parada obligada en la Autovía 2. La especialidad de la casa eran los lomitos de cerdo y el chorizo o morcilla con papas fritas a caballo. Los embutidos se elaboraban en el lugar y también podrían comprarse para cocinar en los hogares. Los ravioles caseros y el flan eran otras de las opciones distinguidas.

 Ama Gozua, que  en idioma vasco significa “mamá dulce”, fue un emprendimiento familiar. Lo llevó adelante Manuel Ercoreca, un vasco que llegó a la Argentina en 1.900.

El restaurante de uno de sus hijos fue el primer paso y el éxito en la fabricación de chacinados caseros le dio el impulso necesario para consolidarse. El local que utilizaban les quedó chico y en 1968  compraron la esquina donde funcionó hasta la actualidad.

La publicación del cierre y la venta del mobiliario generó una gran repercusión en las redes sociales y despertó el recuerdo y la nostalgia de miles de viajeros que difícilmente olvidarán algún suculento almuerzo en Ama Gozua.

Fuente: La Capital