6 de enero: Algo sobre la historia de los Reyes Magos

El trío aparece por primera vez en el Evangelio de San Mateo. En el segundo capítulo, el apóstol menciona a los sabios que desde Oriente.

6 de enero de 2021

El trío aparece por primera vez en el Evangelio de San Mateo. En el segundo capítulo, el apóstol menciona a los sabios que desde Oriente.

Debieron pasar cientos de años para que estos reyes magos volvieran a dejar regalos cada 6 de enero a los chicos. Se cree que la costumbre se instaló en España en la segunda mitad del siglo XIX. El 6 de enero, en el mundo cristiano, se celebraba el día de la epifanía, es decir, el momento en el que Jesús se dio a conocer al mundo. Así como los Reyes Magos habían dado obsequios, ahora se los dejaban a los niños.

Los Reyes Magos entregan regalos a los niños que les hacen el pedido por escrito

Además del agua y la comida para los camellos, en algunos países se dejan golosinas para los Reyes Magos. La carta con los regalos pedidos escrita (o dictada) por los mismos chicos es un requisito casi indispensable. De qué otra manera sabrían los Reyes qué juguetes dejar en cada casa. La otra condición es que los chicos se hayan portado bien durante el año. En España se sostiene que a los que hicieron demasiadas travesuras en lugar de juguetes les dejan carbón.

Por último están los zapatos. Algunos los dejan bajo el árbol de Navidad y otros en la puerta de su casa. Existe una leyenda que intenta explicar el porqué de los zapatos. Sostiene que una tarde Jesús jugaba con dos chicos de familias que gozaban de una buena situación económica y que estos al verlo descalzo quisieron regalarle un par que ellos ya no usaban. Al llegar a su casa lavaron sus zapatos y los pusieron fuera para que se secasen durante la noche. Al despertar los encontraron repletos de regalos: los Reyes Magos habían pasado y al comprender el gesto desprendido de los chicos decidieron premiarlos.

Esta noche la ilusión volverá a encenderse. Algunos niños postergarán el sueño con la esperanza de ver a los Reyes Magos dejar los paquetes con regalos o para conocer a los camellos. Otros se acostarán más temprano que lo habitual, con temor de cruzárselos. Todos despertarán ansiosos y bajarán de sus camas corriendo para ir a comprobar si los Reyes Magos se acordaron de ellos. Luego será la hora de jugar. Ya habrá tiempo para desarmar el arbolito hasta el año que viene.